viernes, 22 de febrero de 2013

No me importaría volver a quererte.

foto: Juan Barroso. Desde la ventana. 2011
No me importaría volver a quererte.


Ser poeta del quehacer doméstico, 
no poder maldecir a la blanca luna,
será como ayer, tan insoportable,
como andar  descalzo por tu piel desnuda.

Y ver con el tiempo tu calle asfaltada
con mi no dormir, el sueño atrasado
dos besos antes del beso anhelado,
sin ser, ni haber sido, lo que  tu esperabas.

Saliendo del rojo, 
en el que me encuentro,
soy un azul
que no dice nada.

No me importaría volver a quererte,
sin salir de casa estar a tu lado.
Encontrarte desnuda saliendo del sueño,
bañarme contigo al sol del verano.

No me importaría morirme de nuevo
naciendo vestido a un invierno helado,
sabiendo que nunca lo pasado ha sido
no me importaría  volver a quererte.

Ser guardián de una hacienda
que tapiado el muro no me pertenece,
alambrado el deseo, perdida la obra
no me importaría volver a quererte.

Saliendo del rojo, 
en el que me encuentro,
soy un azul
que no dice nada.



Juan Barroso
22 de  febrero de 2013

3 comentarios:

Diario de un ocioso. dijo...

Serrat: La mujer que yo quiero me ató a su yunta. Pero por favor no se lo digas nunca.

ñiñi dijo...

muy bueno.

Diario de un ocioso. dijo...

Gracias por leerme.

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Siempre tengo como referencia a Serrat y Machado.

Creo que se me nota. ¿No'